Habilidades sociales

Todas las actividades de nuestra vida comportan relaciones sociales (en el trabajo, familia, pareja, las amistades,…) en las que nuestras maneras de actuar pueden facilitar o entorpecer esas relaciones. 

Muchas veces la falta de aprendizajes sobre cómo comunicarse, cómo expresar nuestros sentimientos, deseos, derechos o cómo saber escuchar a nuestro interlocutor para entender bien su mensaje y no dejarnos llevar por nuestra primera impresión (que a veces ni siquiera es cercana a la intención del otro), nos puede conducir a tener relaciones conflictivas o vividas con gran frustración.

Un entrenamiento para la adquisición de habilidades sociales nos permitiría tener relaciones más satisfactorias y sería de gran utilidad en una multitud de ocasiones como: 

  • Conseguir integrarse en un grupo nuevo de amigos, 
  • Establecer una relación adecuada con hijos adolescentes, 
  • Saber decir no sin que la relación se sienta perjudicada, 
  • Saber expresar emociones adecuadamente, 
  • Actuar correctamente en una entrevista de trabajo, 
  • Negociar un aumento de sueldo,…. Etc.